"Limpia tu vida". Tendencias. Radio Fórmula 104.1 Martes 5 de septiembre 2017

Un ciclo se define como “cierto periodo temporal que, una vez finalizado, vuelve a empezar. También se trata de la secuencia de etapas que atraviesa un suceso de características periódicas y del grupo de fenómenos que se reiteran en un cierto orden”.

 

Así  nos encontramos con un inicio, un desarrollo y un fin. Son muchos los ciclos por los que pasamos durante nuestra vida e incluso muchos los experimentamos de manera simultánea.

 

Existen ciclos que vivimos de manera personal, empezando por la etapa de gestación hasta el nacimiento, nuestro cumpleaños, relaciones, trabajos, nuestra vida en la tierra es un ciclo como tal: vamos del nacimiento hasta la muerte.

 

Hay otros ciclos universales, sociales, culturales: cambios de eras, de siglos, de años dependiendo del calendario que se utilice en los distintos grupos culturales, ciclos escolares, vacaciones, día y noche, fases lunares, estaciones, por nombrar algunos,

 

Lo cierto es que es importante saber adaptarnos a estos cambios. En la medida en la que lo hagamos, podremos disfrutar y comenzar lo nuevo con mayor entusiasmo y sin cargas pesadas que arrastrar.

 

El cambio es inminente y en muchos casos ni siquiera depende de nosotros: se acabó el día, por ejemplo y por más que queramos, no podemos evitarlo.

 

Entre más consciente estés de la etapa en la que estás en este momento, más fácil se te hará adaptarte a los cierres y a los inicios. Vivir en el presente hace que tu vida sea más ligera, de esta manera no tendrás que voltear atrás para tratar de revivir lo que ya no es, ni hacia el futuro, que todavía no llega.

 

Este año 2017 por su numerología suma 1 y 1 significa nuevos inicios. Por eso ha sido propicio para empezar con algo nuevo, puede ser un trabajo, una relación, formar una familia, proyectos, lo que se te ocurra.

 

Los comienzos son muy divertidos, porque nos sentimos esperanzados, emocionados y con mucha fuerza para arrancar todo lo que deseamos. Y marcan una pauta para recibir lo bueno que nos espera con estos cambios. Son oportunidades para renovarnos, para dejara atrás lo viejo y empezar a trabajar con lo que viene.

 

Para empezar una nueva etapa, te recomiendo que dejes atrás todo lo que ya no te sirve y que agradezcas los aprendizajes que te dio. La gratitud es fundamental porque es una manera de desprenderte más fácil.

 

Voy a compartir algo que hago en mi cumpleaños y que me enseñó mi maestro Óscar Saúl Rodríguez.  Lo puedes aplicar cada vez que inicies algo nuevo:

 

Divide una hoja de papel en tres columnas:

1.    En la primera haz una lista de todo lo que agradeces del ciclo que terminó, las personas que te apoyaron y el aprendizaje recibido e inicia con “doy gracias por”.

 

2.    La segunda columna será para que anotes todo o que quieres retirar, cancelar y renunciar de tu vida: emociones, sentimientos negativos, creencias, hábitos, recuerdos. Empieza con la frase: “Retiro cancelo y renuncio a”.  Esta columna la recortas y la rompes o la quemas una vez que hayas terminado con este paso.

 

3.    La tercera columna comenzará así: “Gracias (a quien tú quieras: Dios, vida, universo) porque me han otorgado” y escribes todo lo que ya es tuyo por derecho divino, pero que se manifestará tangiblemente en el momento más adecuado para ti. Lo escribes en presente, como que ya lo estás viviendo. Date tiempo para sentir la emoción que esto te genera…ya estás ahí y te permites recibir todo esto, siempre dando gracias.

 

Finalmete le das la bienvenida a todo lo que te has permitido recibir y agradeces diciendo “que esto sea en mi mayor beneficio y el de todos los que me rodean”. Y te agradeces a ti por darte este espacio.

 

Y como el trabajo personal se hace diariamente, aprovecha el ciclo día y noche para renovarte. Cada mañana es una oportunidad nueva, agradece, pon música, disfruta tu café. Es el momento de arranque. Deja de hacerlo en piloto automático. Disfruta. Te aseguro que en la medida en la que hagas consciente esto, tu día fluirá mejor. Revisa tus planes mientras te bañas, si quieres, hazte un ritual diario que te haga sentir feliz y te de alegría.

 

Durante el día, alza la antena de todo lo que está sucesiendo y date descansos para replantear lo que no te está gustando. Y proponte antes de ir a dormir hacer un resumen de tu día, lo que hiciste y puedes mejorar, todo lo biueno que te sucedió y lo no tan bueno agradécelo también como un reto. Recuerda que los obstáculos nos ayudan a crecer, aunque en este momento no lo puedas apreciar.

 

En la medida en la que hagas “limpieza” diaria, te será más fácil empezar ciclos más largos con gozo y ligereza.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon