¿Y si te quitas el freno? Clase. El Universal. Jueves 20 de septiembre 2018

“Temo decirte quién soy porque tal vez no te guste cómo soy y eso es todo lo que tengo”. John Powell

 

Hemos hablado en otras ocasiones acerca de las etiquetas que nos ponen los demás como una manera de proyectarse a sí mismos en nosotros. Sin embargo hoy me gustaría abordar el tema desde lo que nosotros hemos definido que somos y que tal vez nos limita mucho más que las identidades falsas que creamos con el punto de vista de otros.

 

¿Te has dado cuenta de que muchas de las limitaciones que tienes en tu vida son impuestas por ti? Esto es como si tuvieras puesta la mano en el freno y cada vez que vas a salir adelante, tú mism@ lo activas para detenerte. 

 

Sabes, desde un lugar, que tienes la capacidad de cambiar por completo tu realidad y las situaciones que ya no quieres más en tu vida, sin embargo ¿cómo poder ser tan diferente a los demás? ¿Qué tal que te rechazan o te dicen que estás loc@?

 

Entonces pretendes no saber, no tener esa llave que cambiaría tu vida y el mundo por completo para no incomodar.

 

El rechazo es una de las mentiras más grandes que nos contamos, ya que por evadir el ser hechos a un lado por los demás, lo estamos perpetuando hacia nosotros mismos. ¿Qué rechazo más grande es el que haces de ti con tal de encajar? Suena absurdo, sin embargo nos encontramos constantemente en esa lucha y preferimos mutilarnos creyendo que así nos van a aceptar. Y la verdad es que los demás están tan ocupados en sus propias cosas que al final ni siquiera nos dan la atención que según nosotros nos están dando.

 

¿Te has preguntado cómo sería tu vida si realmente estuvieras dispuest@ a reconocer tu grandeza, tu potencia y capacidad para crear lo que deseas?

 

¿Y a cuánto te has aferrado diciendo que no puedes cambiarlo cuando SABES que sí lo puedes hacer? ¿Qué tal que fueras más poderos@, más valiente, más creativ@ de lo que te gustaría reconocer?

 

Con frecuencia nuestra zona de confort se convierte en zona del terror cuando lo que parecía cómodo es más bien una cárcel en la que nosotros nos metimos para limitarnos.

 

¿Qué te estás negando a saber que ya eres, que si estuvieras dispuesto a reconocer te permitiría llegar a lugares insospechados y a acceder a la vida que sabes que es posible para ti?

 

Entonces, ¿lo que temes tiene que ver con la opinión de los demás o más bien ese temor es a darte cuenta de lo diferente que puedes ser para esta realidad?

 

Muchas veces me he encontrado con situaciones en las que me dicen: “Esto no se puede, nadie lo ha logrado, las cosas son así” y en muchas de esas ocasiones me he atrevido a decir: “No sé en tu mundo, en el mío sí es posible lo que deseo”. Han sido momentos de magia y de darme cuenta de que efectivamente tenemos la capacidad de crear una realidad personal con todo y las limitaciones que aparentemente están ahí.

 

Te invito a que reconozcas que tú también puedes hacerlo, que dejes el miedo a un lado y que te abras a recibir.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon