Una nueva etapa. Clase. El Universal. Jueves 31 de agosto 2017

“Cerrar ciclos es dejar atrás aquello que, aunque ha sido bueno, nos impide dar el siguiente paso”. Anónimo

 

Como saben me encanta el tema de cerrar e iniciar nuevos ciclos, creo que si lo hacemos con consciencia podemos dar saltos importantes en nuestra vida y acercarnos a lo que realmente deseamos.

 

Estas últimas semanas, desde el eclipse lunar del 23 de julio y el solar del 21 de agosto nos han estado preparando para vivir una nueva etapa personal de seis años que vamos a iniciar.

 

Seguramente te has dado cuenta que muchos pensamientos, situaciones, ideas, que en alguna época te ayudaron, ya cumplieron su objetivo y es momento de dejarlos ir para abrirte a nuevas posibilidades.

 

Algo que escuché y leí en distintos medios es que estamos cerrando un período de 6 años que iniciamos en 2011 y que nos preparó para que a partir de ahora reconozcamos nuestra misión de vida, la letra de la canción de nuestra alma, nuestro mantra personal.

 

Esta misión va más allá de nuestro trabajo, de nuestro rol familiar y social, del lugar en el que vivimos. Es única e individual y abarca todas nuestras actividades, tanto personales, como profesionales.

 

Te recomiendo que te des tiempos para reflexionar en todo lo que has hecho durante tu vida y especialmente en estos últimos 6 años y que escuches a tu corazón. Pídele a Dios, al Universo, a tus guías, a tus ángeles que te ayuden a encontrar estos mensajes para que puedas ver con claridad de qué manera puedes contribuir con las personas que te rodean, con tu país y con el mundo.

 

Entre más espacios dediques a esto, te será más fácil reconocer esta voz interna, pueden ser sensaciones corporales, emociones, ligereza…

 

Algo que estoy haciendo y que me gustaría compartir es escoger distintas áreas de mi vida, por ejemplo: la familiar. Pregúntate ¿qué estoy haciendo bien y quiero que permanezca? ¿Qué actitudes he tenido que ya no quiero?

 

Lo mismo puedes hacerlo con proyectos laborales, personales: revisa uno a uno desde todos los ángulos: arriba, abajo, un lado, el otro y ve percibiendo tu cuerpo. Anótalo si te es más fácil para que lo puedas tener más claro. Ábrete a las señales que encuentres y que te guían por el camino de tu corazón.

 

Y sobre todo, confía en ti…

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon