Tu historia de éxito. Clase. El Universal. Jueves 13 de diciembre 2018

“Cuando te encuentres a ti mismo del lado de la mayoría es tiempo de parar y reflexionar.” Mark Twain

 

Es común que relacionemos el éxito con la aceptación, así, decimos que un negocio es exitoso cuando tiene muchos clientes, un cantante es exitoso cuando vende muchos discos, un orador lo es cuando muchas personas van a sus conferencias.

 

Puede ser, sin embargo estamos perdiendo el panorama completo, ya que solamente nos centramos en los efectos, en el afuera.

 

¿Te has preguntado cuál fue la historia de cada una de esas personas antes de llegar a ese punto? ¿Qué fue lo que hicieron o dejaron de hacer para lograr lo que se ve?

 

Cada vez que ponemos nuestras expectativas en algo externo a nosotros y nos aferramos a ellas logramos precisamente lo opuesto, porque en realidad la clave está en ti. Por ejemplo ¿crees que alguien es exitoso o feliz porque está en pareja y tú no? ¿Qué tal que es al revés? ¿Y si más bien su enfoque está en su alegría y su amor por sí mismo y la consecuencia es que eso es lo que atrae?

 

Muchas veces iniciamos un nuevo proyecto –llámalo trabajo, relación, negocio o lo que sea- y si no funciona a la primera, desistimos porque estamos depositando todas nuestras expectativas en el resultado o en lo que esperan los demás de nosotros y que precisamente tiene más que ver con sus propias necesidades o creencias y que no tiene nada que ver contigo.

 

Hay mucha información acerca de personas que hoy en día son muy exitosas y que cuando iniciaron algo encontraron muchas puertas que se cerraron. J.K. Rowling se tardó mucho tiempo en que alguien quisiera publicar su libro de Harry Potter, Walt Disney pasó también muchas dificultades y en distintas ocasiones su propio equipo lo abandonó cuando no lograban esta aceptación de sus ideas. Y así hay muchas más, incluso de personas que no son famosas. Simplemente platica con alguien que conozcas y que consideres que es exitoso y lo verás.

 

El común denominador que encontrarás es que todos ellos confiaban en sí mismos y en lo que estaban creando, más allá de las opiniones, las circunstancias externas y los primeros resultados y que tal vez no eran los ideales.

¿Qué tal que disfrutar el proceso fuera la clave? ¿Qué tal que confiar en tu instinto fuera lo más importante? ¿Y si pudieras quitar todo lo externo y centrarte en lo que tú sabes que es lo tuyo?

 

¿Y si tu historia de éxito fuera la que tú vas creando cuando crees en ti?

¿Qué estás dispuest@ a hacer o a dejar de hacer para vivirla?

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon