Sin referencia. Clase. El Universal. Jueves 18 de octubre 2018

“Es inútil volver sobre lo que ha sido y ya no es”. Federico Chopin

 

Estamos muy acostumbrados a utilizar nuestra mente. Le damos un valor muy alto y sí, efectivamente lo tiene en muchos casos. Sin embargo, muchas veces nuestros pensamientos en lugar de ayudarnos a crecer, nos estancan y nos impiden movernos.

 

La mente es como una computadora que guarda en archivos las distintas experiencias que hemos tenido: si alguna de ellas fue exitosa, va al fólder de éxito, si otra fue triste, lo almacena bajo el título de tristeza.

 

Las circunstancias nunca se repiten de igual manera, por lo tanto algo que en un momento dado fue “bueno”, no necesariamente lo será hoy. Lo mismo sucede con lo malo.

 

El tema aquí es que cada vez que estemos usando como referencia nuestras experiencias y les agregamos el juicio o conclusión de lo que fueron, nos incapacitamos para crear algo mucho más grandioso.

 

¿Cuántas veces te has encontrado pensando que nunca vas a volver a tener un trabajo tan exitoso y que te genere tantos ingresos como uno que ya tuviste? O si en una relación de pareja te la pasaste muy mal ¿cuántas veces estás usando esa relación como parámetro para definir todas las relaciones probables que podrías tener en el futuro?

 

¿Qué tal que pudieras eliminar todas esas referencias y darte cuenta que lo que sucedió allá y entonces fue precisamente allá y entonces y que no necesariamente tendría que ser igual?

 

¿Y si tuvieras la capacidad de crear SIEMPRE algo mucho mejor de lo que ya has creado alguna vez?

 

Nuestros pensamientos en estos casos son los que nos limitan, ya que muchas veces percibimos que algo puede ser ligero y expansivo y nos aferramos a l pasado y al hacerlo creamos nuestra propia limitación.

 

¿Cuál es el valor de aferrarte a tus logros o fracasos pasados como pretexto para no moverte y elegir algo distinto?

 

Y más bien ¿qué tal que nunca te hubieras equivocado, sino que hiciste lo que podías hacer con las herramientas que tenías en ese momento?

Si cada diez segundos pudieras elegir algo distinto, ¿qué elegirías ahora? ¿Qué tal que todos tus días estuvieran conformados por momentos en los que eligieras lo que será de más contribución para ti?

 

Estar consciente es darte cuenta de todo lo que está sucediendo y no juzgarte ni juzgar lo que está pasando. Simplemente observar y a partir de eso elegir lo que te va a contribuir más.

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon