Si no es aquí ¿dónde? Clase. El Universal. Jueves 13 de septiembre 2018

“Saber vivir es hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos  en el momento en que estamos.”  Alejandro Jodorowsky

 

Creo que a todos en algún momento nos gustaría tener una bola de cristal para saber si lo que estamos eligiendo en nuestras vidas será lo “correcto”, si vamos por el camino indicado, si nuestras decisiones nos llevarán a donde deseamos. Amamos el control, sin darnos cuenta de que nunca lo tenemos y que al final los controlados somos nosotros mismos.

 

Hace unas semanas empecé a hacerme preguntas al respecto ¿será que este es mi camino? ¿será que tal vez estoy queriendo forzar las cosas y en verdad no es por aquí? Si no es por aquí ¿por dónde?

 

Han sido semanas muy intensas, de muchos cambios, de mucha intensidad. Finalmente mi cuerpo me pidió un descanso. Creo que iba muy rápido y no estaba siendo amable con él. He hablado muchas veces de lo importante que es hacerle caso a nuestros cuerpos y en un momento de congruencia, decidí hacerle caso al mío. De momento me sentí preocupada y me costó trabajo hacerlo, ya que mi mente loca me decía que cómo iba a descansar cuando mi mayor fuente de ingresos es mi trabajo. Sin embargo algo en mi me invitó a seguir lo que era inminente. Dejar todo a un lado y aceptar lo que estaba requiriendo. Así que me di una semana en la que incluso estuve en reposo dos días, sin salir.

 

Y ocurrió la magia… Como muchas veces lo he dicho: las oportunidades están ahí solamente esperando a ser descubiertas si las elegimos, si soltamos el control. Me di cuenta que más cerca de lo que yo creía, había personas que estaban dispuestas a sostener mi espalda en estos momentos… tan sólo si alzaba la mano y lo pedía.

 

Contra toda lógica, decidí seguir la energía, apapacharme y dejarme apapachar. Estos últimos días han sido la prueba de que cuando haces preguntas y fluyes, todo empieza a tener un sentido y aparecen posibilidades aún mejores de las que podías haber imaginado.

 

Volví a constatar que el mundo es un gran árbol, abundante y que solamente se requiere ver a tus pies para darte cuenta todos los frutos que ya están ahí solamente esperando a ser recogidos.

 

En estos días recordé que este camino que inicié lo hice primeramente por mi, hice un compromiso personal de estar en mi mejor versión todos los días y solamente así es que puedo compartir con quienes me rodean. Volví a conectarme conmigo y a darme cuenta de que haga la actividad que haga mi deseo de contribuir a dejar un mundo mejor del que encontré es genuino. No es la primera vez en que vivo una situación así, en la que aunque crea que “debería” estar en otro lado, elijo seguir mi brújula personal y preguntar Si no es aquí… ¿en dónde?  Y no dejo de sorprenderme de lo que ocurre.

 

Me gustaría invitarte a que te hagas esta pregunta. Tal vez, como yo te darás cuenta de cosas que no hubieras ni siquiera imaginado.

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon