Salir de tu zona de confort. Clase. El Universal. Jueves 20 de noviembre 2014

Casi todo el lujo y muchas de las llamadas comodidades de la vida no sólo son indispensables, sino que son positivos obstáculos para la elevación de la humanidad”, H.D. Thoreau, Walden.

 

Seguramente has escuchado mil veces que para tener resultados diferentes, hay que hacer cosas diferentes. Y apuesto en que alguna vez lo has probado. Si no lo has intentado aún, te reto a hacerlo y te aseguro que vas a encontrar desenlaces inesperados.

 

Vivimos en un mundo en que la rutina es parte de nuestras vidas. Se cual sea la actividad o rol que desempeñemos, tener una lista de temas que solucionar y seguir los mismos caminos para resolverlos nos da mucha seguridad.

 

Y nos llenamos de compromisos y maneras de reaccionar casi automáticas ante las circunstancias que se nos presentan.

 

Si hoy te sientes insatisfecho con alguna parte de tu vida haz un cambio. No se trata de que de un día a otro renuncies a tu trabajo o termines una relación. Simplemente prueba a cambiar algo que te dé comodidad.

 

La única manera en la que podemos brillar es cuando hacemos caso a nuestra voz interior, a nuestro corazón.

 

Si tienes algún proyecto que llevas tiempo tratando de concluir o que no has iniciado aún, te invito a que des el primer paso.

 

Piensa en algún área de tu vida en la que sientes que estás tambaleando, ponte una calificación y decide una acción en concreto a realizar durante una semana. Algo sencillo de cumplir, pero que también implique un reto.

 

Piensa en esa persona en tu trabajo que te pone de malas y ten un gesto amable, si tienes a algún amigo al que quieres ver, llámalo para tomar un café o comer, pasa un tiempo de calidad con tu pareja o con tus hijos.

 

Compartir con los demás te sacará de tus propios problemas y darás valor a lo que tienes.

 

Salir de tu zona de confort, te hará darte cuenta de que muchas de las comodidades que tienes, no son indispensables, sino más bien obstáculos que te impiden ser quien realmente eres.

 

La verdadera felicidad toma forma con muchos mementos, que compartidos con alguien, le darán a tu vida sentido, propósito.

 

El trabajo personal es como un músculo, hay que ejercitarlo diariamente para ver cambios positivos.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon