Remedios mágicos. Clase. El Universal. Jueves 3 de septiembre 2015

“Es importante recordar que todos tenemos dentro de nosotros la magia”. Joanne Kathleen Rowling.

 

Los remedios milagrosos están a la orden del día: cremas que te quitan 15 años de encima con una sola puesta, ejercicio sin movimiento, dietas mágicas… Si encendemos la televisión encontraremos un anuncio tras otro de este tipo de soluciones en un dos por tres.

 

Lo mismo sucede en otros planos, emocionales, del “corazón”. Existen muchas personas que han estudiado métodos de sanación o terapéuticos y que se atreven a decir que con este curso o esta sesión, tu vida se transformará “para siempre” en lo que has deseado.

 

Así como podrás mostrarte incrédulo ante algunos anuncios publicitarios de productos o servicios estéticos, es importante que lo hagas también con todo tipo de “salvación a tus problemas”.

 

La panacea no existe. No porque vayas al nutriólogo vas a enflacar si rompes la dieta, lo mismo sucede con el ejercicio. Inscribirte al gimnasio no te dará el cuerpazo que buscas si no pones un pie en toda la semana. Ni por tomar un seminario vas a conseguir que te pidan matrimonio.

 

Todo lo que te propongas hacer inicia primero con una intención, después una búsqueda de las mejores opciones y las más adecuadas para ti. Posteriormente sigue el compromiso contigo mismo. Y sobre todo dar mantenimiento al camino iniciado.

 

Hay personas que abren muchas puertas al mismo tiempo: tres nutriólogos, cuatros talleres y se atiborran de información que nunca ponen en práctica. Y sobre todo no se dan la oportunidad de dar seguimiento con el proceso que iniciaron. Y después dicen que los métodos no sirven. Existen alternativas buenísimas en todas las áreas, lo fundamental radica en que encuentres la más afín a ti.

 

Oriéntate, infórmate y date la oportunidad de conocer y de buscar. Si te sientes cómodo con algo, quédate ahí y si no, déjalo. Lo que a tu amigo le pudo haber servido muchísimo, a ti no, porque sus procesos de crecimiento son distintos.

 

Una vez que hayas encontrado tu camino, ten en cuenta que la disciplina y el compromiso logarán que veas resultados a tu propio ritmo y aquí es cuando activarás y reconocerás esa magia que hay dentro de ti. Recuerda que eres único y que siempre hay un camino especial para cada persona. La responsabilidad final es tuya. Evita ser engañado y sobre todo ¡deja de engañarte!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon