¿Quién eres? Clase. El Universal. Jueves 9 de junio 2016

“Temo decirte quién soy porque, si yo te digo quién soy, puede que no te guste cómo soy y eso es todo lo que tengo.” John Powell

 

El miedo al rechazo es uno de los más comunes y hace que nos comportemos de determinada manera para lograr la aceptación de los otros. Pero ¿qué pasa cuando nuestra identidad está formada por creencias de lo que nos dijeron que éramos y ya llevamos tanto tiempo viviendo así, que ni siquiera podemos ver la posibilidad de algo diferente?

 

Estas etiquetas nos fueron impuestas en nuestros primeros años de vida por juicios de nuestros padres, hermanos, maestros y personas de autoridad. Pero no significa que sean una verdad absoluta acerca de quiénes somos. Tal vez fuimos criticad@s por sus propios problemas.

Hoy como adultos tenemos la oportunidad de descubrir nuestra verdadera identidad, ya que las creencias son sólo eso y es lo que nos impide lograr lo que deseamos.

 

Si nos ponemos a pensar, cada vez que nos mostramos con una máscara ¿a quién estamos presentando en realidad? La única manera de ser realmente amad@ es cuando estamos seguros de quiénes somos y entendemos que es seguro ser imperfecto frente a los otros. Todos lo somos, la diferencia radica en quienes se aceptan y quienes no. La primera y fundamental aprobación es la nuestra.

 

Ahora, ¿cómo saber qué es “verdad” y qué es una creencia? Para esto requieres hacer un inventario de todas aquellas características que piensas que te definen e ir analizando cada una de ellas. Deshacerte de las que ya no te sirven y tirarlas a la basura. Si encuentras alguna que no te gusta, pero que consideras que es un área de oportunidad, revisa qué podrías hacer para cambiar ese aspecto o trabajar en él.

 

Quédate únicamente con las etiquetas que tú decidas que son las que te van a beneficiar y agrega unas nuevas. Cuestiónate. Es una disciplina que implica vivir las características positivas que deseas y manifestarlas en tu vida.

 

Y aquí lo más importante es reconocer las características reales de lo que crees que eres, porque no es suficiente con hacer afirmaciones si estás totalmente desconectad@ de esto.

Escribe una carta describiéndote con honestidad, haciendo una mezcla entre las características “positivas” y las “negativas”. Abrázate tal cual eres. Esto te dará un sentido de realidad y estarás trabajando en tu mejor versión.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon