¿Lo bueno siempre cuesta? Clase. El Universal. Jueves 15 de noviembre 2018

“Con facilidad se adquiere lo preciso para la vida.”  Séneca

 

Los seres humanos somos muy “chistosos”, nos encanta tomar caminos difíciles y complicados, será porque amamos los retos y cuando logramos llegar a la meta, nos sentimos orgullosos de lo buenos que somos para brincar las piedras ¡que muchas veces nosotros colocamos!

 

Estamos fascinados con frases que nos decimos y escuchamos como “Sin dolor no hay ganancia” (No pain, no gain), “Lo que fácil llega, fácil se va” y la que hoy quiero tomar para la reflexión: “Lo bueno cuesta”.

 

Tal vez ya las hemos comprado tanto que ni siquiera nos damos cuenta que desde ahí estamos moviendo nuestras vidas, ya están impregnadas en nuestras células como si fueran parte de ellas y de estas se vale mucho la mercadotecnia para vendernos productos y servicios a precios totalmente fuera de contexto, ya que queremos lo que no podemos tener, aspiramos a algo cuando creemos que está lejos.

 

Y esto lo vemos en distintas áreas de nuestras vidas: qué orgullo era que te dejara pasar el señor de la entrada del antro de moda, quien decidía a su discreción quiénes eran los afortunados para entrar y consumir en ese lugar. O que te hiciera caso la mujer o el hombre que te gustaba y que no te volteaba ni a ver o te daba largas. O el coche, o la ropa tal o la clase tal…

 

Hay una historia que me encanta: una mujer decidió que buscaría a su “alma gemela” en cualquier parte del mundo que fuera necesario y así estuvo dando vueltas y vueltas y no lo encontraba… Finalmente volvió a su casa sintiéndose derrotada. En esos días entabló conversación con su vecino y resultó que tenían muchas cosas en común y así fue que empezaron una relación…

 

¿Cuánto tiempo, energía y dinero invertimos en alcanzar esa zanahoria que vemos tan arriba? ¿Cuántos de nuestros proyectos están enfocados en llegar ahí?

 

Hoy quiero invitarte a que te des cuenta cuántas cosas, situaciones y personas ya están ahí y que como has decidido que no son suficientemente difíciles de alcanzar, no has valorado.

 

¿Te has dado cuenta cuánta información hay a tu alcance de manera gratuita y que puedes empezar a utilizar a tu favor el día de hoy?

 

¿Quién está junto a ti, que te hace o podría hacerte la vida más fácil y que ni siquiera has considerado?

 

¿Qué tal que pudieras encontrar alegría en desear algo y que esto llegara a ti de manera fácil?

 

¿Y si desde hoy tu enfoque fuera el de reconocer lo bueno que hay para ti quitándole la etiqueta de que si no te costó trabajo no cuenta?

 

¿Cuánta abundancia hay hoy en tu vida que solamente está esperando a que la veas y la tomes con total facilidad?

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon