Lealtad ciega. Clase. El Universal. Jueves 21 de febrero 2019

“La lealtad es mantenerte al lado de alguien incluso si sus acciones están en contra de tu voluntad”. M.F. Moonzajer

 

Se dice que la lealtad es “una virtud que se desarrolla en la conciencia y que implica cumplir con un compromiso aún frente a circunstancias cambiantes o adversas.”

 

En ese sentido la lealtad implica voluntad, ya que es algo que se elige. Se habla de lealtad hacia la pareja, los amigos, el trabajo y nuestro país.

 

Bert Hellinger, creador de la terapia de Constelaciones Familiares, habla de una lealtad ciega. Según su propuesta, en un sistema familiar existe un orden y un derecho a la pertenencia. Esto es que los miembros que llegan primero tienen prioridad sobre los que vienen después, por ejemplo: un abuelo y un nieto.

 

El derecho a la pertenencia se refiere a que todos los miembros de ese sistema tienen derecho a ocupar un lugar en el mismo. Aunque muchas veces sucede que por diversas circunstancias el mismo sistema “excluye” a alguno de sus miembros.

 

Por ejemplo, puede haber en tu sistema una tía abuela que fue madre soltera y debido a esto la mandan a vivir lejos y ya nadie habla más de ella.

 

Los miembros más pequeños del sistema, por amor, tratan de darle un lugar a esta mujer que fue excluida o marginada. Lo impresionante es que en la mayoría de los casos ni siquiera se es consciente de ello. Así, una sobrina nieta elige una vida similar para tratar de dar un lugar a la excluida.

 

En este ejemplo, el problema no se resuelve, más bien se enreda más. Ya que el seguir el destino de otra persona no hace que se solucione el original, sino que ahora existen dos o más personas con un destino difícil.

 

Muchos de los conflictos que experimentamos en nuestras vidas son producto de estas lealtades sistémicas. A lo que Hellinger llama amor ciego.

 

La Terapia en Constelaciones Familiares lo que hace es ayudar a las personas a “desenredar” esos hilos que se han ido torciendo. Una vez que te das cuenta que el camino que estás siguiendo no es el tuyo y honras a la persona a quien le habías sido leal, puedes responsabilizarte de tu vida y poder seguir tu propio destino, ya que esa es la mejor manera de honrar a alguien: hacer con tu propia vida lo mejor y lo más feliz posible. De esta manera todo el sistema recupera su equilibrio.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon