La "ofrenda" de la muerte. Clase. El Universal. Jueves 1 de noviembre 2018

"Existe algo tan inevitable como la muerte: la vida." Charles Chaplin

 

Cuando escuchamos la palabra “muerte” parecemos contraernos. Es un tema del que preferimos no hablar. Sin embargo ¿qué tal que pudiéramos reconocer la energía renovadora que hay en ella?

 

Normalmente pensamos en el miedo que nos da perder a nuestros seres queridos o tal vez a nuestra propia muerte. ¿Y si la muerte estuviera mucho más cerca de nosotros y que incluso conviviéramos con ella muy seguido?

 

La noche muere para que nazca el día, una relación de noviazgo muere muchas veces para transformarse en un matrimonio, un ciclo se cierra y “muere” para dar paso a otro.

 

¿Te has dado cuenta cuánta energía estás usando cuando le temes o tratas de evitarla? ¿Y si toda esa energía la ocuparas para vivir plenamente?

 

Hace unas semanas sucedió algo muy interesante. Estuve en Morelia dando unas clases y algo sucedía con la última de ellas. Como que no terminaba de “cuajar”  el tema que habíamos acordado, era como si la clase hubiera desaparecido.

 

Hice muchas preguntas al respecto y una de ellas me sorprendió ya que consideré la posibilidad de cambiar el tema ese mismo día unas horas antes. Y cuando revisé las nuevas opciones, el tema que salió con mucha fuerza, fue precisamente el de la muerte. Mi sorpresa fue enorme, sin embargo seguí la energía que estaba percibiendo y les pregunté a cada uno de los asistentes si estaban de acuerdo, a lo que me dijeron que sí.

 

De esta manera se creó una clase totalmente nueva a la que originalmente planeamos. No te voy a decir que haya sido fácil al principio, el ambiente estaba muy denso, precisamente por todos estos puntos de vista e ideas que existían acerca del tema.

 

Yo seguí y de pronto, algo que parecía sumamente pesado, terminó con muchas risas y ligereza, cuando nos dimos cuenta de que esa energía no es necesariamente mala, sino que muchas veces nos podría ayudar en distintas situaciones de nuestra vida.

 

Los participantes poco a poco comprendieron cómo esta energía podría contribuir a sus vidas. “Mataron” sus temores, lo que los tenía atorados, relaciones pasadas, trabajos, ideas, creencias y al final se hicieron conscientes de todo lo que llevaban cargando como un peso inútil y que les estaba impidiendo vivir con alegría.

 

¿Qué tal que en estos días en los que celebramos el “Día de Muertos” en México, pudieras jalar toda esa energía para erradicar todo lo que ya no te sirve? Una ofrenda es un regalo. ¿Cuál es la ofrenda que la muerte tiene para ti?

 

¿Estarías dispuest@ a darte la oportunidad de renacer?

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon