La magia del silencio. Clase. El Universal. Jueves 28 de marzo 2019

“El silencio no tiene nada que ver con la ausencia de ruido.” Kankyo Tannier

 

Estos días me he dado uno de los mejores regalos de mi vida: no hacer nada. No sé si a ti te pasa, pero con tanto ajetreo en la vida requerimos un descanso que muchas veces lo tomamos yéndonos de vacaciones y ya que estamos allá, seguimos con listas de cosas que hacer: pasear, conocer, nadar, salir a comer, tomar fotos y subirlas a las redes… Y a veces regresamos y lo que requerimos son unas vacaciones de las vacaciones.

 

Quienes me conocen saben que soy una persona muy activa y que constantemente estoy haciendo “algo”, que no necesariamente es de trabajo. Solamente me permitía echarme a leer cuando estaba en la playa o alguno que otro domingo. Vivo con dos personajes que a veces me ayudan y otras me agotan: uno es el que llamo “el conejo de Alicia en el País de las Maravillas” a quien se le acaba el tiempo ¿para qué? A veces ni yo lo sé. Y otra es esa voz que unos llaman “Pepe Grillo” y yo de plano ya la llamé “mi madrastra interior”, porque me trae cortita.

 

Pues me armé de valor y decidí salirme de mi zona de confort con este par y decidí ver qué pasaba. Les di sus merecidas vacaciones. Y fue en ese momento cuando recordé un libro que había comprado hace unos meses y que confieso que me dio un poco de miedo: “La magia del silencio” de Kankyo Tannier.

 

¿Silencio? ¿Qué es eso? ¿Qué hago con él? Pues el libro me brincó del estante de la librería y con todo y mis temores lo compré. Y uno de estos días de tranquilidad decidí comenzar a leerlo…

 

Fue un bálsamo, ya que la autora habla de  una manera muy ligera y simpática de distintas maneras de lograr estar en silencio incluso en medio de una muchedumbre, de este mundo en donde estamos constantemente bombardeados por mensajes de todo tipo y a todas horas, tanto en la calle, como en nuestros celulares y aparatos tecnológicos.

 

Lo chistoso es que ella cuenta que también es parlanchina, lo cual me encantó, si ella puede ¿por qué tú y yo no? Incluso habla del mito del silencio absoluto. Y comparte muchos ejercicios de lo más fáciles de practicar para lograr esa desconexión por unos minutos incluso en medio del caos y sin que nadie te “tache de loco” por sacar tu tapete y ponerte a meditar a media calle. Ojo, no excluye que lo puedas hacer diariamente en donde tú lo escojas. Me encantó también el planteamiento que hace de poder hacer retiros de silencio incluso en tu propia casa, ya que como dice, el silencio no es la ausencia de ruido, es un estar.

Te invito a que descubras la magia del silencio y que goces de sus regalos.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon