La gente no cambia... Clase. El Universal. Jueves 17 de septiembre 2015

“Hay una misteriosa voz que, viniendo de lo hondo del alma, le anuncia, cuando no se confunde y desvanece entre el clamor de las voces exteriores, el sitio y la tarea que les están señalados en el orden del mundo.” José Enrique Rodó

 

A través de lo que he experimentado y aprendido a lo largo de los años, he encontrado una forma de entender el para qué de nuestra existencia.

 

Creo que todos llegamos al mundo con ciertos retos que cumplir, de otra manera esto no tendría sentido. También traemos con nosotros una bolsa llena de herramientas y en la medida en la que aprendemos a utilizarlas y a sacarles el mayor provecho, nos ayudarán en este proceso.

 

Me gusta mucho la idea de que somos seres espirituales viviendo una experiencia física, porque de esta manera comprendo que ya somos perfectos en esencia y que cada problema, cada obstáculo que encontremos en el mundo físico, es una prueba para trascender y alcanzar esa perfección que somos en otro plano.

 

Ahora, hay muchas maneras de pasar estas pruebas: en primera, segunda vuelta o extraordinario y esto depende de las decisiones que tomamos y de nuestro propio compromiso como seres humanos.

 

Contamos con cierta personalidad, talentos, aptitudes, todos ellos son características que con la maestría de los años, serán nuestros mejores aliados en este proceso físico en el que vivimos.

 

Y que la razón principal para la que cada uno vino aquí, es decir, nuestra misión de vida, es dejar este mundo mucho mejor de lo que lo encontramos, aunque cada quien siga su propio camino debido a que para que la máquina funcione, cada pieza cumple con su objetivo específico.

 

Creo que de las cosas más tristes que pueden sucederle a un ser humano, es haber vivido una vida sin sentido. Por eso, no importa el momento en el que decidas tomar las riendas de tu vida, analizar la materia prima de que estás hecho y ver tus propios alcances. Superar los retos con entereza y aprender de los errores.

 

Muchos dicen que la gente no cambia… yo creo que más bien lo que sucede es que se transforma, nadie, pero nadie va a irse de aquí siendo igual a como llegó, pero el modo en que cumpla sus propios objetivos hace la diferencia.

 

Si estás en un momento de tu vida en la que te sientes estancado, haz una pausa consciente y date cuenta de cuáles son tus regalos, tus herramientas y manos a la obra. Y deja de voltear a ver al vecino, tu camino y tus talentos son únicos.

 

Entre más personas empecemos a hacer este trabajo, dejaremos un mundo mejor del que encontramos.

 

¡Vive cada día en tu mejor versión!

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon