La frecuencia crea la forma. Clase. El Universal. Jueves 16 de febrero 2018

“La energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Ley de la conservación de la energía.

 

Todo lo que existe en el universo está creado por átomos, es decir es materia. Sin embargo la diferencia radica en el estado de ésta. A veces hay menos espacio entre las moléculas, por lo que se trata de cuerpos más pesados y en otras sus componentes tienen más espacio entre ellos y son más ligeros.

 

La frecuencia vibratoria de éstos es lo que crea la forma. Por ejemplo, un tronco de árbol tiene cierta frecuencia vibratoria, cuando se corta y se transforma en madera, cambia su frecuencia. Si ésta se convierte en una mesa, nuevamente vuelve a cambiar, si se quema la mesa, las cenizas tendrán una frecuencia distinta.

 

Lo mismo sucede con nosotros y con nuestros cuerpos. Nuestra frecuencia vibratoria está cambiando constantemente. Imagínate cuando estás lleno de pensamientos, sentimientos y emociones pesadas. Obviamente en esos casos, aunque no lo lleguemos a percibir de inmediato, cambiamos hasta físicamente. ¿Has notado cómo cuando alguien que está estresado le cambia la cara? Lo mismo sucede cuando estás dormido plácidamente.

 

Entre menos sólido sea algo, más maleable puede ser y cambia con mayor facilidad. No es lo mismo cortar una rebanada de queso que tratar de hacer lo mismo con una roca.

 

Entonces, cuando nuestros puntos de vista, juicios y pensamientos son fijos, nos volvemos más sólidos y esto nos impide movernos hacia la dirección que deseamos. ¿Qué pasaría si pudieras crear más espacio en tu cuerpo, de manera que vivieras con más ligereza?

 

Muchas personas me han preguntado para qué sirven las Barras de Access Consciousness®. En una sesión, lo que hacemos es tocar suavemente ciertos puntos de la cabeza en donde están almacenados todos estos juicios, conclusiones y puntos de vista con respecto a diversos temas, como el poder, el control, el dinero, la creatividad, la sexualidad, la paz, entre otros. De esta manera se libera todo lo que ya no te sirve y crea un espacio que te hace sentir más ligero porque te das cuenta que existen posibilidades infinitas entre las cuales puedes escoger además de las que siempre creíste que eran posibles. Se trata de una limpieza profunda. Una vez que tienes más espacio, podrás enfocarte en lo que sea más ligero para ti y lo que deseas.

 

Al tratarse de una limpieza, no hay un número de sesiones fijo, simplemente tú decides cuando quieres volver a recibir otra. Esta es una alternativa más para que puedas moverte de todos los patrones que te limitan.

 

Te invito a que crees más espacio en tu vida y en tu cuerpo, con ésta o con cualquier otra herramienta que te llame. Recuerda que el mejor regalo que tenemos es el poder de elección, úsalo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon