Fiel a ti mismo. Clase. El Universal. Jueves 7 de mayo 2015

“Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas es el mayor de los logros”. Ralph Waldo Emerson.

 

En la vida asumes muchos roles: hijo/a de, pareja de, mamá o papá de, director de, socio de, maestro de, alumno de….. Podría decirse que tienes muchos “apellidos” y esto puede ser una carga muy fuerte si no estás centrado o definido. Sí, efectivamente desempeñas todos esos papeles, sin embargo en todos ellos hay un común denominador que eres TÚ.

 

En ocasiones puedes sentirte que gracias a éstos subes un pedestal, pero ¿qué pasa cuando por el contrario, te pesan y ya no sabes como “divorciarte” de ellos?

 

De las cosas más angustiantes que te pueden suceder es cuando terminas una relación de pareja o laboral y estabas tan acostumbrado a la persona o a la empresa, que ya no sabes ni quién eres tú, ni dónde empiezas ni dónde terminas. Qué es tuyo y qué es del otro o de los otros. Te sientes como perdido en medio del bosque en la obscuridad.

 

Hace poco estuve con una amiga a quien admiro mucho. Ella desempeña muchos roles muy distintos y a veces parecería que fueran incompatibles entre sí. Es una de esas personas que te alegran el día: siempre está de buen humor, tiene una palabra amable con quien se encuentra y es de las personas más entregadas que he conocido.

 

Además de ser mamá y esposa, tiene un trabajo muy demandante que podría ocasionar que llegara a perder el piso porque se trata de un medio que si no estás en tu centro podrías empezar a comportarte de una manera soberbia y arrogante. Como dicen: te subes a una cajita de cerillos y te mareas.

 

Me llama mucho la atención que durante los cinco años que llevo de conocerla, ella siempre se mantenido su sencillez, no se ha “mareado” y podría decirles que motivos para hacerlo le sobran. Le pregunté que cómo le hacía, porque me parecía admirable su actitud. Me respondió:  Cuando estás seguro de quién eres y qué quieres, te das cuenta que las circunstancias o situaciones son solamente el vehículo; puedes cambiarle las llantas, pintarlo de otro color, abrir el quemacocos, pero finalmente tú eres siempre tú, el vehículo es solamente un medio de transporte que te lleva a donde quieres llegar, pero no te define ”.

 

La clave entonces está en ser fiel  a ti mismo. Ahora, revisa tu vehículo, tal vez requiere servicio o incluso un cambio de modelo.

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon