Elige tu propia aventura. Clase. El Universal. Jueves 9 de mayo 2019

“Y cortar las amarras lógicas ¿No implica la única y verdadera posibilidad de aventura?” Oliverio Girondo

 

Uno de los temas que más me divierten es el de ir tejiendo nuestra vida con las decisiones que vamos tomando. En una época, de adolescente, me dijeron que tenía que escoger qué carrera estudiaría, a qué me iba a dedicar y si quería formar una familia y todo esto “para toda la vida”.

 

Hoy me considero una persona muy feliz y mi situación actual no se parece en nada a lo que hubiera vislumbrado en aquellos años. Aunque en su momento me costó trabajo “salirme del redil”, la verdad es que son tantas las cosas que me gustan que no podría imaginarme escogiendo solamente algunas y dejar a un lado otras. La vida que tengo hoy ha sido el resultado de todo lo que he elegido en mi camino.

 

Cuando era niña existían unos libros que se llamaban “Elige tu propia aventura”, en los que ibas leyendo y de pronto te daban opciones a seguir: si te ibas por un camino, pasabas a una página determinada y si escogías otro, te mandaban a otra. Y así ibas creando tu propia historia y lo podías volver a leer y cada vez te aparecía algo distinto.

 

Y así es la vida, cada elección, cada paso que damos nos abre muchísimas opciones distintas y por más que quisiéramos reescribirla, nunca saldría exactamente igual.

 

Creo que el chiste para fluir y divertirnos, sea cual sea la circunstancia, es no querer darle forma o estructura a nada. Como lo comenté en la semana pasada: no hay producto terminado. Y seguir nuestra intuición y decir que sí (como lo mencioné hace un par de meses) a lo que nos lata, aunque de momento no sepamos exactamente hacia dónde va.

 

Lo curioso es cómo muchas veces escogemos algo que en un principio sonaba muy bien y de pronto se volvía incómodo e incluso difícil, para luego mostrarnos su regalo. Por ejemplo: hace un poco más de un año decidí mudarme de casa y me vine a una zona totalmente distinta. De momento tuve la certeza de que éste sería mi nuevo hogar. Me costó mucho adaptarme. Estando aquí nunca me imaginé encontrar un trabajo a una distancia corta. Y resulta que encontré una opción en la que estoy muy contenta y creo que es el  lugar que ha estado más cerca de mi casa en toda mi vida y que probablemente viviendo en otro lado no hubiera considerado porque me habría quedado muy lejos…

 

Mi invitación esta semana es que te des cuenta de cuántas decisiones has tomado en tu vida que te han llevado a lugares totalmente inesperados y a que disfrutes esto, en vez de tratar de darle forma y definición. ¿Cuántas formas distintas puede tomar tu vida además de las que se te han ocurrido y cómo te puedes divertir descubriéndolo?

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon