Del miedo y amor. Clase. El Universal. Jueves 1 de octubre 2015

“Cada vez que elogias algo, cada vez que aprecias algo, cada vez que te sientes bien acerca de algo, le estás diciendo al Universo: "Más de esto, por favor.  Más de esto, por favor." Esther y Jerry Hicks.

 

He mencionado en otras ocasiones que el sentimiento opuesto al amor es el miedo. Sentimos miedo a fracasar, al rechazo, a equivocarnos, a perder el control y que las cosas no salgan como deseamos…

 

Cuando nuestros pensamientos y acciones estén relacionados con este sentimiento, estamos mandando al universo el mensaje de que se cumpla esta profecía por ley de atracción.

 

Y luego, cuando se cumple, reforzamos nuestra creencia y decimos “lo sabía, esto iba a sucederme” y así seguimos una cadena de efectos aparentemente no deseados, pero que en el fondo estamos provocando nosotros mismos.

 

Entonces, ¿qué hacer para revertirlos? Anclarnos al amor, a la gratitud. Cuando elegimos con nuestro libre albedrío pensamientos y acciones cuyo origen está en el amor, sucederá lo mismo, pero los resultados serán los que deseamos.

 

Por eso es muy importante estar conscientes de qué es en realidad lo que estamos pensando y revisar nuestras creencias, ya que serán la causa de la realidad que vivamos.

 

Es fundamental salir de nuestra zona de confort y optar por opciones que nos benefician. Aunque el pesimismo parece ser que lo tenemos activado en automático, hay que aprender a cambiar el modo en el que hemos hecho las cosas hasta este momento.

 

El paso que hay entre el miedo y el amor, es la toma de conciencia, la elección de irnos por otros caminos, aunque sean desconocidos para nosotros.

 

Un ejercicio que me enseñaron es que cada vez que sientas miedo, lo pongas frente a ti, des esta manera le quitas fuerza y que lo enfrentes. Puedes decir: “Aunque en este momento siento miedo, elijo anclarme al amor”. Y trae a tu mente escenas de alguna situación o persona que te cause un sentimiento amoroso, tierno, de alegría, compasión… Siente tu cuerpo y transmite esta imagen a cada célula. Y es aquí cuando el mensaje será recibido como “Más de esto, por favor”.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon