Cree en ti mismo. Clase. El Universal. Jueves 23 de julio 2015

Ya sea que creas poder o no poder; en ambos casos tendrás razón.” Henry Ford.

 

Una profecía es una predicción del futuro. Y las hay positivas o negativas. Las que se han hecho con respecto a nosotros, tienen una influencia muy importante.

 

Por ejemplo, si de niño o adolescente te sentiste apoyado con frases como: “Eres una bala en las matemáticas, seguramente serás un gran ingeniero” y a ti te gustaba esto, seguramente te fue más fácil llegar a ser lo que deseabas. La profecía apoyó tus deseos y creencias y te impulsó hacia el éxito.

 

Por el contrario, si te gustaba la literatura y escuchabas frases como “Eso no te va a dar de comer”, pudiste dedicarte a algo completamente distinto a lo que querías, o escoger lo más cercano a lo que soñabas y que cumpliera con las expectativas que tenían de ti.

 

Entonces las profecías que hace alguien de nosotros pueden influir muy fuertemente en nuestras decisiones, sobre todo cuando éstas fueron hechas en una edad temprana. Si fueron positivas, nos refuerzan. Pero qué crees, también una profecía negativa puede catapultarnos hacia lo que nosotros queremos.

 

Y eso dependerá de nuestra capacidad de discernir como adultos lo que haremos con esta información y de nuestro libre albedrío.

 

Recuerdo que en mi primer trabajo en ventas de publicidad, estaba a cargo de la sección de Cultura en un periódico y mi trabajo consistía en hacer que ésta creciera. Se me ocurrió la idea de publicar una guía de museos. Cuando se la presenté a mi jefe me dijo que eso no funcionaría, que no encontraría algún patrocinador a quien le interesara. En ese momento yo tenía dos opciones, o desistir o seguir adelante.

 

Decidí creer en mi propuesta, la desarrollé y fui a buscar clientes potenciales. Creía tanto en mi proyecto, que no solamente conseguí patrocinador, sino que la guía se publicó en la fecha programada y continuó incluso años después cuando yo ya no trabajaba ahí.

 

 

Recuerda las profecías que hayan hecho de ti y revisa qué puedes hacer con ellas y sobre todo, agradece al mensajero. Te darás cuenta que todos ellos, de una u otra manera, te han hecho un favor.

 

Y sobre todo, cree en ti mismo, transforma esa información y úsala como una herramienta más para dirigirte por el camino que has elegido.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon