¿Con melón o con sandía? Clase. El Universal. Jueves 12 de julio 2018

"Cuando no estás buscando lo "normal" es cuando tienes elección y posibilidades". Gary Douglas.​

 

 

Desde niños nos enseñan que “tenemos que” escoger algo y el peso es aún mayor porque no nos podemos equivocar. Hemos crecido con la idea de que debemos ser infalibles y elegir lo correcto, lo que está bien…

 

¿Qué tal suena eso? “Tenemos que” y “debemos de” son una imposición que por sí mismas crean una pesadez y solidificación en las que no hay margen de movimiento en nuestras decisiones.

 

¿Lo que “es correcto”? ¿Lo que “está bien”? ¿Según quién? Y ha sido repetido tan mecánicamente que muchas veces ni siquiera lo cuestionamos. ¿Esto es verdadero para mi?

 

Desde ese punto de vista es difícil cambiar de opinión o de rumbo ya que además las opciones que nos dan son muy limitadas porque se han repetido durante años en nuestras familias, el país en el que vivimos y en el mundo que parecería que esta repetición es la que valida como ciertos estos procesos.

 

Cada vez que definimos algo, nos cerramos: eso no puede ser otra cosa más que la descrita por la definición. Y esto nos limita porque si ya determinamos que somos de cierta manera esto quiere decir que no nos damos la opción de cambiar.

 

¿Cuántas definiciones tienes de ti que no te permiten ser alguien distinto si así lo desearas? Por ejemplo: si decidiste que tenías que ser el/la fuerte ¿qué pasa en momentos en los que no estás pudiendo con el peso? ¿Y cuánto te juzgas por no ser eso que te dijeron y decidiste que tenías que ser “siempre”?

 

Por otro lado imagínate a una persona a quien en su familia solamente le dieron dos opciones: casarse y formar una familia o quedarse a vivir en su casa con sus padres si se quedaba solter@. Entonces si no desea ninguna de las dos tendía que ser el “malcasado” o el “solterón”? ¿Cuántas posibilidades más existen entre estos dos extremos que ni siquiera son apreciadas?

 

Como en este ejemplo ¿en cuántas áreas de tu vida estás estancándote por ni siquiera considerar que pudiera existir algo distinto a lo que crees que es posible para ti?

¿Qué tal que hubieran más posibilidades que ni siquiera has reconocido? ¿Qué tal que además de melón o sandía existieran pera, plátano, jitomate, higo, mangostán?

 

¿Qué tan dispuest@ estás a descubrirlas? 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon