Codependencia. Clase. El Universal. Jueves 17 de agosto 2017

“Cuando intentamos controlar a la gente y a las cosas que no tenemos por qué controlar, somos controlados por ellos.”

Melody Beattle

 

Hemos escuchado muchas veces el término codependencia y para mucho@s es algo que nos asusta. Ponernos la etiqueta de codependiente suena muy fuerte, sin embargo podría ser que en nuestras relaciones estemos manifestando esta tendencia y al detectar este tipo de actitudes, será más fácil salirnos de esta dinámica.

 

La codependencia es una dependencia a los demás. Es cuando permitimos que la conducta del otro nos afecte y nos obsesionamos al tratar de cambiarlo. Los codependientes se muestran como controladores, pero la realidad es que más bien son ellos los que son controlados.

 

El lema de los codependientes es “tu problema es mi problema”, ya que lo que buscan es resolver a toda costa la dificultad del otro.

 

La codependencia se da en triángulos. Éste empieza con una “víctima”, es decir, alguien que no tiene los recursos para salir de una situación. Si nosotros sentimos que sí podemos ayudar al otro nos ponemos en el lugar del “salvador”. Este es el más atractivo, ya que nos hace sentir útiles y fuertes. Lo que sucede aquí es que el otro no se deja auxiliar, ni sigue nuestros consejos y tampoco reconoce todo el esfuerzo que estamos haciendo por él/ella.

 

Como consecuencia, nos sentimos impotentes, frustrados y enojados y prácticamente dejamos de ver al otro y lo único que nos interesa es poner solución al evento a toda costa.  Es aquí cuando el “salvador” se convierte en “perseguidor” y lo que en un principio hizo con amabilidad y apoyo, ahora lo reclama y exige, ya que considera que el otro está mal y sigue con sus problemas porque NO le hace caso. Y empieza a sentirse triste al no ser valorado por sus consejos y buena fe y termina ahora como “víctima”.

Y como no hay víctima sin perseguidor, ahora el otro toma el rol y nos va a tratar de rescatar de esta situación que ahora nos aqueja.

 

Cada quien tenemos una tendencia, ya sea a ser víctimas o salvadores. En el primer caso, sientes que necesitas que alguien venga a auxiliarte con tus problemas porque crees que eres incapaz de resolverlos. En el segundo caso, cada vez que ves a alguien vilnerable, te sientes atraído y deseas proteger al otro.

 

Es importante darnos cuenta cada vez que nos sintamos en una u otra postura. La manera de resolver esto es sentirnos tan poderosos como el otro. Cuando dos personas se ven a los ojos y reconocen la fuerza que hay en cada uno de ellos, no habrá necesidad de ponerse abajo o arriba. Los dos reconocen su propio valor y el del otro y cada quien se dedica a trabajar en sus propios asuntos de una manera sana.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon