Cierre de ciclo 999. Clase. El Universal. Jueves 22 de septiembre 2016

“Sabemos que todo en la vida es un ciclo de nacimiento-vida-muerte, que todo tiene un principio, una fase intermedia y un fin…  Sin embargo, algo hay en nosotros que nos aferramos a una de las fases y no seguimos adelante.” César S. Fuentes

 

El número 9 representa el cierre de ciclos. Este ha sido un año de muchos cambios, ya que la sumatoria de 2+0+1+6 es igual a 9.

Probablemente te has dado cuenta que muchas situaciones en tu vida han terminado, unas de manera definitiva y otras de manera transitoria: cambios de residencia, de trabajo, relaciones, maneras de pensar, en fin… cada quien lo hemos percibido de manera individual.

 

El pasado viernes 9 de septiembre fue un día muy especial, ya que la suma de sus dígitos, dio como resultado una tríada de 9.

 

Se abrió un portal energético en el que pudimos fusionar nuestro SER con lo DIVINO y todo lo que conlleva. Nos dio la oportunidad de trabajar con temas de reconciliación, de amor, de paz, sanación de miedos al desapego.

 

Este año nos invita a dejar hábitos que nos llevan a la destrucción, terminar relaciones amorosas, cerrar ciclos de sufrimiento, hacer limpieza de tus clósets, de tu casa, de tu oficina, de tu computadora y de dejar ir las cosas que en su momento te sirvieron y que ahora ya no (tanto materiales como ideas, creencias).

 

Lo que muchas veces nos sucede cuando nos resistimos a concluir, según César S. Fuentes es que:

 

  • No podemos soltar una relación difícil o empezar una nueva.
  • No tenemos energía para comprometernos.
  • No tenemos claridad acerca de cuándo la situación ya llegó a su fin y poder avanzar.
  • Perpetuamos sentimientos desagradables y nos perdemos en la fantasía de los agradables .
  • Nos llenamos de pendientes y dejamos que los compromisos nos abrumen.
  • Perdemos nuestra energía vital

 

Al mismo tiempo podemos sentirnos frustrados y estancarnos  en nuestra zona de confort.

 

Cuando aprendemos e integramos el poder de las conclusiones, nuestra perspectiva se modifica, nuestros pensamientos y sentimientos van en la misma dirección y nos volvemos congruentes.

 

Y nos damos cuenta que es nuestro miedo al cambio lo que nos impide avanzar, dejar ir para tomar lo nuevo y estar en paz, apreciando lo que recibimos de lo vivido en la situación que estamos concluyendo.

 

Te invito a que fluyas con este proceso, a que sueltes lo que ya no necesitas y que ya no te sirve en este momento. De esta manera lograrás enfocarte en lo que vendrá y podrás recibirlo con los brazos abiertos.

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon