Causa y efecto. Clase. El Universal. Jueves 11 de octubre 2018

“Toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa”. Ley Acción-Reacción o Boomerang.

 

La vida que tenemos hoy es el resultado de acciones y decisiones que hicimos en el pasado. Por eso la vida que deseas será el resultado de lo que eliges hoy.

 

Hay momentos en los que empiezas a cosechar muchos logros simultáneamente y parecería que eres un “suertudo”, pero no es así,  más bien lo que sucede es que después de un tiempo de maduración de proyectos, que a veces pueden haber tomado una vida entera, empiezas a ver los frutos.

 

Lo mismo pasa al revés, cuando de pronto parece ser que todo está saliendo mal. Tuve un maestro en el Centro de Kabbalah que nos decía “No existe el ‘de repente’”, más bien se trata de una acumulación de circunstancias que en un momento dado salen a la luz. De nosotros depende estar conscientes de estos procesos para que no nos tomen por sorpresa.

 

Y así sucede con todo en nuestra vida, lo que podemos apreciar es solamente la punta del iceberg, pero abajo está todo lo que hemos creado con nuestras decisiones.

 

Hay un ejemplo que me encanta: una niña siembra una semilla de un fruto y más adelante ve el árbol crecer y florecer. Ahora, cada vez que ve la semilla, puede observar en ella tanto al árbol como al fruto.

 

Constantemente estamos tomando decisiones: desde qué camino tomar hasta qué comer y hay momentos en los que se trata de decisiones que podrían cambiar el rumbo de nuestra vida.

 

Puedes hacer un análisis de pros y contras a nivel racional, sin embargo en lo que yo confío más es en nuestra intuición. Cómo te sientes con cada una de las opciones que se te presentan.

 

El mejor ejercicio es hacerlo de manera diaria y darnos un tiempo para evitar hacer todo en piloto automático: desde que te despiertas pregúntate: ¿qué ropa me quiero poner hoy? ¿qué se me antoja de desayunar? ¿qué camino podría tomar para llegar al trabajo?

 

Algo que me hago para tomar decisiones importantes es preguntarme ¿cómo me sentiría en cinco años si tomo esta decisión? Y las respuestas vienen solas.

 

Disfruta el proceso. Verás que en la medida en la que te acostumbres a sentir alegría en las pequeñas decisiones, estarás conectándote contigo mism@ y cuando lleguen temas de mayor relevancia, ya tendrás las herramientas para elegir más fácilmente.

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon