Cambio de roles. Clase. El Universal. Jueves 24 de agosto 2018

"Nuestra identidad es una, no somos otra persona aunque tengamos distintos roles". Anónimo

 

Es chistoso cómo nos tomamos algunos roles que tenemos en nuestras vidas como algo muy serio, cuando en realidad podríamos jugar con cada uno de ellos. Precisamente son solamente papeles que representamos en determinado momento y que no siempre son fijos. ¿Y si les quitáramos esa solidez y simplemente lo tomáramos como algo que está pasando y que no nos define? ¿Qué tal que pudiéramos agregar más soltura a estas representaciones?

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribo este texto en Lima, Perú. Fui invitada a dar unas clases aquí y estoy muy agradecida por ello. Siguiendo el tema de la semana pasada, puedo decir que aquí encontré muchos más regalos de lo obvio, que era dar estas clases.

 

Uno de ellos es precisamente el tema del que hablo hoy. En teoría mi papel aquí era el de facilitadora. Sin embargo más allá de eso, entablé una amistad muy buena con quienes fueron anfitrionas de este evento. Todo fluyó de maravilla porque todas jugamos nuestro papel pero no nos limitamos solamente a eso. Afuera del salón de clases había complicidad, risas y gozo y naturalmente esto se hizo más grandioso debido a ello.

 

Cada vez que nos tomamos tan en serio un papel, dejamos de ver otras oportunidades. Es como si en vez de un disfraz en una obra, nos pusiéramos una armadura con la que no podemos ni dar ni recibir más allá.

 

Y no estoy hablando de falta de compromiso o profesionalismo. De hecho creo que es aquí, en donde nos perdemos con frecuencia. Esto es más bien rigidez. Entre más flexible seas, mejor vas a poder desempeñar cada una de tus actividades con más soltura y facilidad.

 

Personalmente me divierte ver las situaciones como sistemas en el que cada uno damos vida a una parte del mismo y juntos hacemos que la maquinaria funcione. Cada uno somos piezas de ella y si una se descompone, afecta a todos.

 

Cuando cada quien se hace responsable de su parte, todo sale mejor y no significa que siempre te vas a quedar en el mismo lugar. ¿Qué tal que al rato te toca otra actividad? ¿Qué tal que en tu vida pudieras jugar a poner y quitar estos disfraces sin miedo a perderte? ¿Qué tal que TÚ eres quien da vida a este personaje en la obra que estás representando?

 

¿Cuánto más te puedes divertir?

 

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon