Cambia de frecuencia. Clase. El Universal. Jueves 23 de enero 2019

“Primero, éste es un mundo de energía, y después, un mundo de objetos. Si no empezamos con la premisa de que es un mundo de energía, nunca seremos capaces de percibir energía directamente.” Carlos Castaneda

 

El Universo es energía y nosotros, como parte de él, también lo somos. Cuando nuestra frecuencia vibratoria es alta, decimos que estamos en la coherencia y cuando es baja, estamos en la no coherencia.

 

Los pensamientos, creencias y patrones inconscientes ejercen un poder muy importante en esta vibración. ¿Te ha pasado que cuando estás de malas te pasan más cosas desagradables y que lo opuesto sucede cuando estás de buenas?

 

Esto es por la Ley de la Atracción. El día de hoy quiero compartirte algunos ejercicios muy fáciles que puedes hacer para elevar esta frecuencia:

 

  1. Aplaudir. Esto aclara el aire y te mueve del estancamiento. Puedes hacerlo cerca del cuerpo o en el espacio en el que te encuentres. También activa el sub-chakra del corazón. ¿Será que por eso aplaudimos como una forma de aprecio?
  2. Visión periférica. Enfocarte en la visión periférica hace que se active tu sistema nervioso simpático (SNS), lo que te permite relajarte y tener una perspectiva global amplia, estar en contacto con lo que sientes y ver el movimiento y no solamente los detalles específicos. Pon tus manos con las palmas viendo hacia enfrente a los lados de tu cara y mueve tus dedos. Mira tus dedos de ambas manos mientras miras al frente. (si usas lentes, retíratelos antes).
  3. Respiración. Inhala la mayor cantidad de aire que puedas y cuando llegues al máximo, exhala sin parar. Una vez que exhales vuelve a inhalar. La idea es que lo hagas de manera continua, sin pausa.
  4. Postura de corazón abierto.  Esta representa el amor incondicional y tiene un impacto no solamente para ti, sino para cualquier persona que esté contigo en ese momento. Puedes practicarla cuando estés en una discusión o en una situación violenta, ya que sirve para calmar. Sentado o de pie, pon tus manos abiertas a los lados de tu cuerpo. Cuando inhalas expande el esternón y cuando exhalas lo relajas y repite algunas veces. Posteriormente camina hacia donde desees con las manos en la misma posición.
  5. Activar recuerdos felices. Esto hace que tus glándulas secreten endorfinas que te dan gozo y alegría. Cierra los ojos y piensa en algún momento de tu vida en el que hayas sido muy feliz y enfócate en los sonidos, colores olores y sensaciones. Reconoce cómo te sientes al hacerlo.
  6. Pega la lengua a tu paladar. Esto es algo muy sencillo de hacer y que tiene un maravilloso efecto calmante. Pega tu lengua al paladar un poco más atrás de tus dientes, en donde te acomode y quédate así mientras respiras profundamente.

 

Como puedes darte cuenta, no hay pretexto ya que ninguno de estos ejercicios te toma más de 10 minutos, incluso menos y pueden contribuir a que tus días tengan más bienestar, gozo y placer.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon