Cadena de gratitud. Clase. El Universal. Jueves 21 de diciembre 2017

“Sólo hay dos formas de vivir la vida: una, es pensando que nada es un milagro y la otra, es que todo lo es”. Albert Einstein

 

Es maravillosa la gratitud. Así como el amor puede ser interpretado desde diversos puntos de vista –solamente hay que escuchar las letras de las canciones en las que a veces se confunde con otras cosas como necesidad- la gratitud es siempre la misma.

 

Si tuviéramos solamente 5 palabras que poder expresar, creo que GRACIAS sería una de ellas. Es corta y abarca mucho.

 

Nos enseñan como modales de buena educación decir “por favor” y “gracias” y a veces las decimos en automático. Sin embargo, cuando nos conectamos con la energía de la gratitud, es cuando verdaderamente podemos ser testigos de su poder.

 

La gratitud nos conecta con el presente, nos ubica en el aquí y ahora, ya que nos ancla con lo que está sucediendo en este preciso momento. Es lo que es, es lo que hay. Sin voltear a ver lo que fue o sin la expectativa de lo que podría ser. Eso nos lleva a la conexión con la abundancia, ya que nos permite darnos cuenta de todo lo que tenemos, lo que hemos logrado.

 

Al decir “gracias” estamos pidiéndole al Universo que nos mande más de esto que tanto apreciamos.

 

Estamos acostumbrados a pedir a Dios o a quien cada quien elija, a través de cadenas de oración. Y hemos comprobado la fuerza que tiene el que muchas personas se unan poniendo una misma intención.

 

Hoy quiero proponerte que usemos esa misma intensidad uniéndonos en una cadena de gratitud. Que te des un espacio para contactar con todo aquello que hoy has logrado, lo que ya has recibido, lo que ya es y se ha manifestado en tu vida y que a través de las redes sociales logremos que cada vez sean más las personas que se unan en esta oración.

 

Empiezo: gracias por la oportunidad que me das al leer todas las semanas lo que comparto, gracias por todas las personas que llegaron este año a mi vida y que han sido una contribución, gracias por la valentía para crearme, descrearme y volverme a inventar, gracias por mi familia, por mis amigos, por todo lo que alguna vez soñé y hoy está siendo realidad…

 

Podría continuar con hojas y hojas, pero el espacio no me lo permite…

En estos días en los que estamos especialmente sensibles, te recomiendo que inicies y termines tu día agradeciendo por lo menos 5 cosas. Lo puedes hacer mentalmente o por escrito. A medida que pase el tiempo, esto se convertirá en un hábito.

 

Deseo que estas fiestas y cierre de año estén llenos de milagros .

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon