Atraer como un imán. Clase. El Universal. Jueves 9 de julio 2015

Eres un imán viviente. Lo que atraes a tu vida está en armonía con tus pensamientos dominantes.” Brian Tracy

 

La semana pasada toqué el tema de la importancia del pensamiento positivo para atraer lo bueno que deseamos en nuestra vida.

 

Hoy propongo una opción más poderosa para lograrlo a través de las intenciones magnéticas. El universo en el que vivimos es atómico y existen cargas positivas y negativas. Bajo esta premisa, solamente cuando las cargas eléctricas son opuestas se genera atracción, de lo contrario dos polos iguales se repelen.

 

Entonces, por un lado está todo lo bueno que queremos lograr, sin embargo todo esto tiene su contraparte negativa, y que está dentro de tu  inconsciente, lo que el psicoanalista Carl Jung llamó “la sombra”.

 

Una intención poderosa incluye tanto lo que deseas, como lo que te estorba. Al reconocer esto último, le quitas el poder, ya que entre más neguemos algo más fuerza le damos.

 

El libre albedrío es la clave para activar estas intenciones. Cuando reconocemos lo que está ahí tal cual es (nos guste o no) y elegimos lo que queremos atraer es el momento en el que nuestra intención se vuelve más poderosa.

 

La emoción también hace que se active la potencia. Entonces, si detrás de lo que quieres hay miedo, éste será lo que tenga más fuerza.

 

Ahora veamos algunos ejemplos. Supongamos que estás harto de tu trabajo actual y quieres uno nuevo. La intención positiva podría ser: “Me desarrollo en un ambiente laboral que me nutre”. Sin embargo, tienes mucho miedo a la inseguridad que podría significar para ti dejar lo que ya conoces, que es tu situación actual.

 

La intención magnética podría formularse de varias maneras: “Aunque tengo miedo de perder la seguridad de mi trabajo actual, hoy elijo desarrollarme en un ambiente laboral que me nutre”.

 

“A pesar de que por muchos años he preferido la seguridad, hoy elijo abrir mis horizontes y estoy listo/a para atraer un trabajo en el que doy lo mejor de mi y me siento valorado”.

 

Para que te sea más fácil, contacta tu corazón y escribe todas las ideas negativas que te vienen a la mente, incluyendo emociones. Después escribe una lista con todo lo positivo que quieres.

 

Elige la combinación de frases con carga negativa, luego la acción “elijo” y después todo lo positivo.

 

Algunas maneras de iniciar son: “A pesar de”, “Con todo y que”, ”Aunque”. Repite estas intenciones las veces que sean necesarias inhalando y exhalando. Si mientras las dices te viene a la mente una emoción, agrégala: “Con todo y que siento tristeza, elijo anclarme a la alegría”.

 

Recuerda que eres un imán y aprovecha esta capacidad para crear la vida que tanto has deseado.

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon