Alza la antena. Clase. El Universal. Jueves 26 de marzo 2015

El universo está contigo, siempre conspira a tu favor. No es cuestión de fe, es una ley. Date la oportunidad de mirar tu camino con esta visión y todo será más disfrutable”. Óscar Saúl Rodríguez

 

Los seres humanos, mientas estemos vivos, constantemente tenemos sueños que nos dan la fuerza para seguir adelante. Pero ¿qué pasa cuando los vemos imposibles y nos desgastamos en el proceso?

 

La buena noticia es que todo deseo de nuestra alma es alcanzable para nosotros, de lo contrario ni siquiera lo podríamos concebir y por otro lado, nos demos cuenta o no, nuestras aspiraciones se cumplen, aunque tal vez no en el tiempo en el que nosotros queremos.

 

La clave está en la manera en la que decretemos y la atención que pongamos en esto. Nos han dicho que cuando queramos algo, lo describamos con lujo de detalle y que nos digamos a nosotros mismos que ya estamos ahí. Por experiencia he agregado algunas variaciones.

 

Cuando pedimos algo a Dios, a la vida, al Universo, según nuestras creencias, por lo general lo hacemos desde un punto de vista limitado por nuestros conocimientos actuales acerca del tema. Desconocemos el sinfín de oportunidades que están allá afuera, y que incluso pueden ser mejores que las que estamos imaginando. Lo que sugiero es que dejes espacios abiertos para que te llegue lo que será para tu mayor beneficio y el de todos los que te rodean.

 

Por ejemplo, si deseas un trabajo, visualiza las características principales:

“Me desarrollo en un ambiente laboral en el que estoy rodeada de personas comprometidas. Hago lo que me hace feliz y me pagan por ello”.

 

Al poner los aspectos principales que buscas, se pueden cumplir y existen muchas opciones que pueden ofrecerte esto que tanto quieres. Si por el contrario, le pones nombre a la empresa, y te cierras a esa única oportunidad y no hay vacantes disponibles, te estás perdiendo de otras que tal vez ni conoces y que pueden incluso superar tus expectativas. Entonces, el primer paso es tener muy claro lo que deseas, pero de manera general y el segundo es estar abierto. Te sorprenderás de que llegarán a ti mensajes a través de personas y de situaciones, que si estás alerta, te podrán llevar a todo eso que quieres con todo tu corazón.

 

Te invito a que “alces la antena” dejes que el universo haga su parte.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon