2017, inicio de ciclo. Clase. El Universal. Jueves 12 de enero 2017

“Lo que la oruga llama el fin, el resto del mundo le llama mariposa.” Lao Tzu

 

Después de un año 9 (2016) en el que cerramos ciclos importantes que experimentamos en distintas áreas de nuestras vidas a través de pérdidas, conclusiones, cambios de residencia, muertes, entre otros, 2017 nos da la oportunidad de empezar de nuevo. Estaremos en el punto de partida, plantaremos una semilla.

 

Este año se refiere a nuevos inicios (1), ya que sumando 2+0+1+7=10 y 1+0=1. El número 1 también es movimiento, iniciativa, individualidad, idea, acción y voluntad. Estamos pues, en el comienzo de un nuevo ciclo de nueve años, no solamente en el principio de un año más.

 

Recordemos que las pérdidas que hemos sufrido no necesariamente tienen un significado negativo. Podemos hablar de cambios de hábitos, de maneras de pensar que nos acompañaron por mucho tiempo, de liberación de miedos, de tristeza, y que ahora ya no nos sirven más.

 

Para poder salir a la luz, es necesario dejar el pasado atrás. Como lo menciona César S. Fuentes, psicoterapeuta: “Todos tenemos sueños, proyectos, ilusiones y aspiraciones. Algunas veces logramos lo que queremos y otras no. Y el problema no está en que no consigamos lo que deseamos, sino en las razones que hay detrás de ello. Tenemos poderosas historias de nuestro pasado que rigen nuestros actos del presente.

Cuando soltamos el pasado, también aprendemos a soltar nuestros apegos y actitudes con las que hemos visto la vida… Entonces quedamos libres y nuestra esencia comienza a salir a la luz con toda la fuerza vital que posee y es entonces que brillamos”.

 

Acabamos de recibir un regalo que es la oportunidad de hacer las cosas de manera distinta, de florecer. Y de nosotros depende la forma en la que vamos a afrontar lo que venga. Si lo hacemos de manera consciente, nos daremos cuenta de la enorme capacidad que tenemos a nivel espiritual, que es nuestro faro interior.

 

Es nuestra capacidad de darnos cuenta que “ya no nos queda esa chamarra y por lo tanto hay que desecharla”. Como decía una maestra muy querida: “Cuando te compras unos zapatos nuevos, te pones el par, no sales con el viejo en un pie y el nuevo en el otro”.

 

Deseo de todo corazón que este sea un año maravilloso y que cada día te sientas una mejor persona en todas las áreas de tu vida. Ya tienes las alas, ahora lo que sigue es volar.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
® En Mi Mejor Version por Roberta Carriles Gibbon